martes, 24 de abril de 2018

"El curioso incidente del perro a medianoche" en la Manzana


Esta tarde a las 17,30 h. tenemos una nueva tertulia en el
Club de Lectura Juvenil "La manzana" y el libro:


EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIANOCHE


Consulta su disponibilidad
Pasaban 7 minutos de la medianoche. El perro estaba tumbado en la hierba, en medio del jardín de la casa de la señora Shears. Tenía los ojos cerrados. Parecía estar corriendo echado, como corren los perros cuando, en sueños, creen que persiguen un gato. Pero el perro no estaba corriendo o dormido. El perro estaba muerto. De su cuerpo sobresalía un horcón. Las púas del horcón debían de haber atravesado al perro y haberse clavado en el suelo, porque no se había caído. Decidí que probablemente habían matado al perro con la horca porque no veía otras heridas en el perro, y no creo que a nadie se le ocurra clavarle una horca a un perro después de que haya muerto por alguna otra causa, como por ejemplo de cáncer o por un accidente de tráfico. Pero no podía estar seguro de que fuera así. Abrí la verja de la señora Shears, entré y la cerré detrás de mí. Crucé el jardín y me arrodillé junto al perro. Le toqué el hocico con una mano. Aún estaba caliente. El perro se llamaba Wellington. Pertenecía a la señora Shears, que era amiga nuestra. Vivía en la acera de enfrente, dos casas hacia la izquierda. Wellington era un caniche. No uno de esos caniches pequeños a los que les hacen peinados, sino un caniche grande. Tenía el pelo negro y rizado, pero cuando uno se acercaba veía que la piel era de un amarillo muy pálido, como la de los pollos. Acaricié a Wellington y me pregunté quién lo habría matado y por qué. 
...

Sigue leyendo...


Si quieres saber más sobre el libro sigue este ENLACE

Si tienes entre 14 y 16 años y quieres participar en nuestro Club de Lectura Juvenil
solo tienes que rellenar la ficha y hacernos llegar tu inscripción


Seguir por E-mail