martes, 16 de mayo de 2017

Instrucciones para una ola de calor de Maggie O’Farrel

 La tertulia de este libro será mañana miércoles 20 de junio
a las 20 h. en Biblioteca Pilar Barnés


Durante una terrible ola de calor en Londres, vamos conociendo, en cada capítulo, a los integrantes de la familia protagonista. Primero los padres, el meticuloso Robert y su mujer, Gretta, siempre alterada, y preocupada. Al terminar el primer capítulo descubrimos que Robert se ha alejado caminando, una mañana, y no ha regresado.

Consulta su disponibilidad
Luego los tres hijos de la pareja: el mayor, Michael Francis, casado con Claire, con quien mantiene una extraña relación, que parece feliz, con sus dos hijos, resolutivo. Y descubriremos cómo se conocieron y por qué se casaron. Conoceremos a la acomplejada Mónica, que no consigue llevarse bien con las hijas de su pareja, ni con su gato, que aparece malherido un día, en el jardín. Y disfrutaremos por Nueva York con la peculiar Aoife, con los secretos de su nacimiento, y con su secreto mejor guardado, que ha condicionado su vida y que sigue haciéndolo.

Las deslealtades de Michael Francis, las venganzas de su mujer, Claire, cómo cada uno de los dos ha asumido el fracaso de ver cortadas sus vidas, la forma que tienen de asumirlo, la forma de salvarse, de volver a encontrarse, en el marasmo de la vida, la propia y las ajenas, las de sus hijas, sus hermanas, sus padres. Los miedos y los caminos que ha seguido Mónica, los apoyos que se fabrica para sobrevivir, la extraordinaria relación que tiene con su madre, la peculiar relación con su hermana. El secreto de Aoife, su lucha por dejar de ser diferente, en realidad, y la imposibilidad de escapar de uno mismo. O el gran secreto de la familia, el secreto de Robert y Gretta, su bella historia, la historia de un tiempo y un lugar.

Porque esta novela no solo habla de la familia, y de las relaciones de su miembros, no solo habla de una realidad concreta, y de la siempre difícil relación de los irlandeses con Gran Bretaña, de la identidad, sino que habla, sobre todo, de cómo ocultamos a veces la verdad para sobrevivir, y de cómo eso nos lastra, nos impide ser felices, nos destruye al final.

Pero el secreto de esta novela de poco más de trescientas páginas es cómo está narrada, como las vidas de los tres hermanos se va entremezclando, como viaja adelante y atrás en el tiempo para describirnos, para que entendamos a cada personaje, de una forma extraordinaria, y cómo, después de estos capítulos de presentación conocemos perfectamente a cada uno de los protagonistas, y sabemos lo que les mueve, las razones de sus desazones, sus infelicidades y sus medias verdades, sobre las que han construido sus vidas. Y así, con una extraordinaria estructura, las tramas se van desarrollando hasta que no hace falta explicar más, porque no importa, en realidad, como terminen cada una de ellas.

Tenemos tanta información que podemos suponerlo, o no. Porque aunque la novela deja un maravilloso sabor de boca, ahora que tan de moda están los novelones de más de seiscientas páginas, me hubiera gustado que siguiera, que me contaran más, un poco más de cada una de las vidas.
Pero es verdad, no hace falta más. Es una novela redonda, magnífica.


Seguir por E-mail