sábado, 1 de junio de 2013

Romance de La batalla de Los Alporchones por Pérez de Hita

Los Alporchones, una gran batalla medieval
Cuadro de la batalla de los Alporchones,
 pintado por Muñoz de Córdoba en el siglo XVIII,
que está en la Sala de Cabildos
Ginés Pérez de Hita era zapatero, y organizador para los concejos donde vivió (Lorca, Murcia y Cartagena) de las danzas de la procesión de Corpus y sus fiestas añadidas. Pero junto a esas dedicaciones tuvo también la de escritor El mundo le debe la Historia de los bandos Zegríes y Abencerrajes de Granada, de donde viene toda la veta oriental y morisca del Romanticismo francés. 

Más conocida por Las Guerras Civiles de Granada, esta obra en prosa posee la indudable virtud de constituir una tipología novelesca genuinamente española: la novela morisca. 

Chateaubriand, Washintong Irving, Pedro Antonio de Alarcón, Fernández y González, Martínez de la Rosa o Florián han bebido en la selva granadina de la prosa de Pérez de Hita. Esta obra se publicó en 1595, en su primera parte; y la segunda, que trata sobre la rebelión de Fernando de Válor (Abén Humeya como rebelado), en 1619. Entre los romances acogidos a la primera parte de su obra cumbre, se halla este largo ejemplo, dedicado a glosar la tardía batalla de Los Alporchones, en la vega lorquina, en Marzo de 1452:
                    
                       Allá en Granada la rica
                           instrumentos oí tocar
                           en la calle Gomeles,
                           a la puerta de Abidvar,
                           el cual es moro valiente
                           y muy fuerte capitán.
                           Manda juntar muchos moros
                                bien diestros en pelear,
                                porque en el Campo de Lorca
                           se determinan de entrar;
                           con él salen tres alcaides
                           aquí los quiero nombrar:
                                Almoradí de Guadix,
                                éste es de sangre real;
                           Abenaciz es el otro,
                           y de Baza natural;
                           y de Vera es Alabez
                          de esfuerzo muy singular,
                          y en cualquier guerra su gente
                          bien la sabe acaudillar.

                         Todos se juntan en Vera
                           para ver lo que harán.
                           El Campo de Cartagena
                           acuerdan de saquear.
                           A Alabez, por ser valiente,
                           lo hacen general;
                                   otros doce alcaides moros
                                  con ellos juntado se han,
                             que aquí no digo sus nombres
                              por quitar prolijidad.

                           Ya se partían los moros,
                              ya comienzan de marchar.
                            Por la fuente de Pulpé,
                               por ser secreto lugar,
                          y por el puerto de Los Peines,
                          por orillas de la mar.

                             En Campos de Cartagena
                             con furor fueron a entrar;
                             cautivan muchos cristianos,
                              que era cosa de espantar.
                              Todo lo corren los moros
                              sin nada que les quedar;
                               el Rincón de San Ginés
                              y con ellos el Pinatar.

                             Cuando tuvieron gran presa
                           hacia Vera vuelto se han,
                           y en llegando al Puntarrón,
                         consejo tomado han
                       si pasarían Lorca
                      o si irían por la mar.

                      Alabez, como es valiente,
                   por Lorca quiere pasar,
                  por tenerla en muy poco
                  y por hacerle pesar;
                 y así, con toda su gente,
                   comenzaron de marchar.

                   Lorca y Murcia lo supieron;
                   luego los van a buscar,
                  y el Comendador de Aledo,
                que Lisón suelen llamar.

                   Junto a Los Alporchones,
                    allí los van a alcanzar.
                 Los moros iban pujantes,
               no dejaban de marchar;
                 cautivaron un cristiano,
               caballero principal,
                al cual llaman Quiñonero,
                 que es de Lorca natural.


                     Alabez, que vio la gente,
                     comienza de preguntar:

                   -Quiñonero, Quiñonero,
                   dígasme tú la verdad,
                  pues eres buen caballero,
                 no me lo quieras negar:
               ¿Qué pendones son aquellos
               que están en el olivar?

              Quiñonero le responde,
                  tal respuesta le fue a dar:
                  -Lorca y Murcia son, señor,
                    Lorca y Murcia, que no más,
                   y el Comendador de Aledo,
               de valor muy singular,
                que de la francesa sangre
                              es su prosapia real.
                            
                 Los caballos traían gordos,
                  ganosos de pelear.
             Allí respondió Alabez,
              lleno de rabia y pesar.
                  -Pues por gordos que los traigan,
               la Rambla no han de pasar,
               y si de ella pasan
              ¡Alá, y qué mala señal!

              Estando en estas razones
             allegara el Mariscal
          y buen Alcaide de Lorca
             con esfuerzo muy sin par.
              Aqueste Alcaide es Faxardo,
              valeroso en pelear,
           la gente traen valerosa,
                   no quieren aguardar.

             A los primeros encuentros
             la Rambla pasado han,
           y aunque los moros son muchos,
                     allí lo pasan muy mal.
                             
              Mas el valiente Alabez
              hace gran plaza y lugar.
              Tanto de cristianos matan,
               que es dolor de lo mirar.
             Los cristianos son valientes,
          nadie les puede ganar;
           tantos matan de moros,
             que era cosa de espantar.
               Por la sierra de Aguaderas
           huyendo sale Abidvar
                con trescientos de a caballos,
             que no pudo más sacar.
             Faxardo prendió a Alabez
            con esfuerzo singular.
              Quitáronle la cabalgada,
                que en riqueza no hay su par.
              Abidvar llegó a Granada,
               y el Rey lo mandó matar.



 Fuente: educarm

Seguir por E-mail