domingo, 9 de junio de 2013

Ganadores del Certamen Literario María Agustina 2013

Lucía Rodríguez y Lucía Ríos ganan el 'María Agustina'
Foto: LaVerdad
Lucía Rodríguez García de Herreros, de Segovia, por su trabajo 'El abismo', y Lucía Ríos González, de Madrid, por 'Estación en curva', recibieron en la noche del pasado viernes el Premio María Agustina en la modalidad de poesía y de narración corta, respectivamente. 

El acto se celebró en el salón de actos del Centro Cultural de la Ciudad. El jurado, presidido por el catedrático de Lengua Española de la Universidad de Murcia Ramón Almela Pérez, otorgó el segundo premio de poesía a Marta Cabellos López, de Barcelona, por 'Implosiones cotidianas', y a Laura Calvo Calvo, de Madrid, por 'La maravillosa colección del duque del Encinar Sombrío', de narración corta.


SOBRE Mª AGUSTINA


Nació en Lorca. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Murcia y obtuvo el grado de Licenciatura con Sobresaliente y Premio Extraordinario. Fue Catedrática de Lengua y Literatura en el Instituto de Bachillerato "J. Ibáñez Martín" de su ciudad. 


Premios María Agustina
A su muerte, el 6 de noviembre de 1972, sus compañeros crean el Certamen Literario María Agustina como homenaje a su recuerdo y como una emocionada continuación de su magisterio.

Su vocación por la enseñanza, su fina sensibilidad e inteligencia, su continua labor para formar la personalidad de sus alumnos, han dejado honda huella en aquellos de los que fue maestra o compañera, y en todos los casos amiga.



Su memoria sigue presente en generaciones de jóvenes para los que fue 
y es modelo vivo de amor a la Literatura.





María Agustina vivía deprisa; andaba casi ingrávida; se acercaba silenciosa, como de puntillas, a sus alumnos e intuía sus preocupaciones. Parecía que presintiera que no podía perder ni un instante para que nada le quedara por hacer. Sólo se detenía para escuchar.


Recitaremos su nombre con heridas de sol, con temblor universal de estrellas. La recordaremos en el silencio, con versos de José Luis Molina, primer poeta que enarboló el Premio María Agustina:


Y en el silencio, 
mi recuerdo a su ternura,
y a su encanto esparcido.
Y en silencio, 
mi homenaje a la amiga, 
por quien hoy entristece sus versos 
el poeta






María Guirado Cid





Se diría que el peculiar talante de María Agustina, su humanidad tan honda, su simpatía, ese deje angélico que de su persona emanaba, se han transmitido, misteriosa, pero inevitablemente, al premio literario que quiso ampararse bajo su nombre. Por un, a la vez, extraño y claro proceso de transfusión, aquellas virtudes que María Agustina poseía en alto grado -sencillez, humildad, espontaneidad- se han trasvasado a un premio literario cargado de una especial fragancia y limpieza: la que supone un premio pensado para estimular el gusto por la creación literaria en el mundo de nuestros Institutos de Bachillerato.












Mariano Baquero Goyanes

Seguir por E-mail