miércoles, 5 de diciembre de 2012

Homo Sapiens us Neandertal


Homo sapiens y neandertales coincidimos durante decenas de miles de años sobre la faz de la Tierra, hasta que ellos se extinguieron. 


Fotografía fondo: 1971/81/15
Homo neanderthalensis
La Chapelle aux Saintes, Perigueux(Dordoña, Aquitania) 
[Descubierto por Amadee y Jean Bouysonnie; y Josef Bonneval]
Museo Arqueológico Nacional
Una de las teorías más recientes está formulada por científicos españoles. Dice que los sapiens cazamos a los neandertales y a muchos nos los comimos.

Los científicos que han lanzado esta hipótesis son del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social


En resumidas cuentas, la teoría explica que las dos especies compartimos el mismo espacio durante miles de años, nos gustaban los mismos ambientes y nos gustaba la misma comida y competíamos por el alimento.


América Velenzuela (Radio5)

Libros relacionados



Museo Arqueológico Nacional






La rápida dispersión de los humanos modernos

La competencia entre los humanos anatómicamente modernos y los neandertales no ha sido demostrada. Sin embargo, "la expansión geográfica del Homo sapiens -indica Bienvenido Martínez-Navarro - parece haber conducido a una rivalidad directa que llevó a la extinción neandertal".

Los autores del estudio
AgenciaSinc.es

En este sentido, el registro paleontológico y los datos cronométricos obtenidos en la Grotta del Cavallo (sur de Italia) confirman una rápida dispersión de los humanos modernos a través de Europa antes de la desaparición de Homo neanderthalensis. 

En el estudio se indica que muy posiblemente los neandertales se extinguieron por las mismas causas que la megafauna, ya que estas especies tienen una muy baja tasa de reproducción y, sometidas a la presión cinegética de un supercazador foráneo con tecnología avanzada como era el Homo sapiens, se iban extinguiendo gradualmente.

Además, hay que tener en cuenta que la tasa de reproducción de Homo neanderthalensis era muy baja, como en todas las especies de homínidos y como en la megafauna. "

Así, los neandertales fueron parte de los grandes mamíferos potencialmente perseguidos como presas para nuestra especie, del mismo modo que, históricamente, aún lo son los orangutanes, los gorilas y los chimpancés, todos ellos miembros de nuestra propia familia taxonómica. "Lo más posible es que el mismo fenómeno sucediera cada vez que una especie del género Homotecnológicamente más evolucionada se superpuso a otra tecnológicamente menos avanzada, como el Homo erectus o el Homo floresiensis", indica Hortolà.

Ambos admiten que aunque en la etapa actual de conocimiento del registro arqueológico, el principal supuesto de esta investigación sólo puede ser considerado como una hipótesis de trabajo, "lo que da sentido a la explicación sugerida (el genocidio neandertal debido a la matanza y depredación como parte habitual de la estrategia de la competencia de los sapiens) es consecuencia de nuestro secular comportamiento como primate carnívoro territorial y social".

Homo Neanderthalensis


Esto último despierta un instinto de matanza y depredación, así que matar a los neandertales era terminar con el problema. Si además convertíamos al rival en alimento mataban dos pájaros de un tiro.


IPHES
Dicen los científicos que lo más posible es que este mismo fenómeno de depredación sucediera cada vez que una especie del género Homo tecnológicamente más evolucionada se superponía el tiempo y en el espacio a otra tecnológicamente menos avanzada, como el Homo erectus o el Homo floresiensis.



Semejanzas físicas



En el caso de los neandertales se suma otro factor, ya que crecían más lentamente que los sapiens. Así el neandertal estaba condenado al ocaso.


El físico de los neandertales era muy parecido al nuestro con algunas diferencias. Eran menos estilizados que el sapiens, más toscos.


Eran cortos y anchos para concentrar mejor el calor. Su nariz era grande y ancha, así alojaba más vasos sanguíneos que calentaban el aire antes de que llegara a los pulmones.


Su físico, en definitiva, estaba adaptado al frío, porque vivieron precisamente en la época de la glaciaciones. Con ellos compartimos nada menos que el 99,5% del genoma.


Gracias al análisis de su material genético, conocemos detalles fascinantes de su fisionomía, como que algunos eran pelirrojos y con piel clara.


Fuente: RTVE y AgenciaSinc.es

REGALANOS 20 LÍNEAS DE TÍYa estamos recibiendo los primeros textos que conformarán un libro sobre el pasado... fb.me/1OCNRzXWU
— Biblioteca de Lorca (@Bibliotecalorca) noviembre 12, 2012

Seguir por E-mail