sábado, 16 de junio de 2012

Los abuelos cuentacuentos y el taller de sonrisas


 «Contamos cuentos a los niños y es como si volviéramos a nuestra infancia, cuando nos los contaban a nosotros», afirma un entusiasta José Barrachina, uno de los abuelos cuentacuentos. No se puede estar más ilusionado.

Un grupo de cinco personas mayores forman parte del taller 'Sonrisas' que consiste en recorrer colegios, guarderías, hospitales y centros de educación especial para hacer sonreír a los niños contándoles cuentos e historias tradicionales y también «de nuestra propia cosecha», dicen orgullosos.
Los objetivos de este programa son «favorecer las relaciones intergeneracionales, motivar la participación social y el voluntariado, así como contribuir al mantenimiento de la memoria utilizando la creatividad, el lenguaje, la visualización, el cuento y la teatralización de este», asegura la concejal de Política del Mayor, María del Carmen Ruiz.
La edil añade que «con el proyecto se persigue establecer una alternativa para que los mayores aprovechen su tiempo de forma positiva mejorando su autoestima.
Felipa Guijarro, una de las 'abuelas cuentacuentos', confiesa que «ver a los niños sonreír es muy emotivo». En el colegio de educación especial Pilar Soubrier «hemos visto que los niños estaban muy atentos pese a sus limitaciones y han sido muy cariñosos con nosotros».
Los abuelos cuentacuentos también han visitado las últimas semanas la guardería San José de Calasanz y la zona de pediatría del hospital Rafael Méndez. Ayer estuvieron en la guardería Eliosol. «Les hemos contado a los más pequeños el cuento 'El lobo y los siete cabritillos' y una niña lloraba desconsolada porque su abuelo tiene cabras y pensaba que el lobo se las iba a comer». El próximo viernes llevarán sus historias a Apandis y el 29 de junio al centro de Atención Temprana.


Los mayores se han entretenido en hacer pequeñas figuras de cartón piedra con los personajes de los cuentos que interpretan como 'Garbancito de la Mancha', una historia ideada por José Barrachina, «y tenemos más, porque sobre todo los niños con dificultades de comprensión entienden mejor lo que le contamos cuando están viendo a los personajes protagonistas moverse y cada uno con una voz diferente».
«Pasamos buenos ratos con los niños», asegura convencido Barrachina. Tienen previsto iniciar una nueva etapa del programa 'Sonrisas' en septiembre. «Volveremos con más ganas si los niños quieren seguir escuchando nuestros cuentos». 
Fuente: laverdad.es

Seguir por E-mail