miércoles, 17 de marzo de 2010

Infiel, historias de transgresión de Joyce Rarol Oates

Agosto, primera hora del atardecer. En la quietud de la casa en la zona residencial, sonó el teléfono. Mitchell dudó sólo un momento antes de levantar el auricular. Y allí estaba el primer tono discordante. La persona que llamaba era el suegro de Mitchell, Otto Behn. Hacía años que Otto no llamaba antes de que la tarifa telefónica reducida entrara en vigor a las once de la noche. Ni siquiera cuando hospitalizaron a Teresa, la esposa de Otto. El segundo tono discordante. La voz.

-¿Mitch? ¡Hola! Soy yo...

Seguir por E-mail